receta-pan

La cocina tradicional nos ha dejado un gran legado de valor inigualable. Platos de gran sabor, acompañamientos, recetas originales y por supuesto, ¡postres! Hoy queremos compartir un plato cocinado con base de postre y que seguro que en alguna ocasión has podido probar.

Se trata del pan frito, con azúcar o no (dependiendo del gusto de cada persona) y que podemos consumir en cualquier momento del año. Además, nos viene perfecto para aprovechar los restos de pan de días anteriores.

Los ingredientes necesarios son: pan del día anterior, azúcar y aceite de oliva. A continuación, explicamos los pasos a seguir:

  1. Cortar el pan en rebanadas, no demasiados finas, para que no se deshaga. El tipo de pan, a gusto de cada persona.
  2. En una sarten, colocar el aceite de oliva y calentar.
  3. Cuando esté muy caliente, y para que el pan no absorba demasiado aceite, añadir las rebanadas.
  4. Una vez que el pan esté dorado por las dos caras, lo retiramos.
  5. Espolvorear con azúcar.

Así de fácil resulta esta sencilla receta con la que puedes improvisar un postre que seguro encantará a tus invitados o que puedes tomar incluso como desayuno.

Este es sólo un ejemplo. Pero la versatilidad del pan frito da para mucho y puedes combinarlo como quieras. Por ejemplo, puedes probar el pan frito jugoso como explican en esta receta o el pan frito al orégano. Y si eres atrevido, el picante que proponen en Cookpad te va a encantar 🙂