Sábado. Día soleado, perfecto para una barbacoa. Vienen los hijos y los nietos a comer. Posiblemente os juntéis alrededor de 12 comensales. Más vale que sobre y, precisamente, pan de Horno La Parra no puede faltar para acompañar las carnes a la brasa. Sin embargo, ‘comemos por los ojos’ y nos han sobrado por lo menos dos barras u hogazas de pan.

 

pudin

Hoy os contamos una serie de ideas para poder aprovecharlo (y una de ellas no es hacer torrijas, que ya ha pasado la época), porque nuestras abuelas tienen toda la razón, ‘la comida no se tira’:

  • Pan rallado: para rebozar filetes de pollo, de ternera o incluso para dar forma a suculentas croquetas o albóndigas. Puedes incluso personalizarlo añadiéndole ajo, perejil o cualquier otra especia.
  • Al rico Salmorejo: se acerca la época de las cremas frías y que mejor que aprovechar unos trozos de pan para la mezcla del salmorejo. Muy buena manera de recibir para recibir el calor.
  • Paninis: de jamón y queso, de bacon y champiñones, atún y pimientos, barbacoa… Todos nuestros ingredientes de la pizza valen en estas rebanadas de pan al horno.
  • Picatostes: basta con meter el pan sobrante en el tostador u horno, cortarlo en pequeños trozos y si se desea, freírlos en abundante aceite. Podrán acompañar tanto nuestras cremas y sopas, frías o calientes, como nuestras ensaladas caesar.
  • Migas: ese manjar de pastores que cada cual elabora y acompaña de diferente forma. Pero la base, siempre la misma: una barra u hogaza de pan duro, aceite, ajos, pimientos y panceta.
  • Pudin: no podía faltar una utilidad dulce, como es el caso del pudin, un delicioso postre que suele elaborarse con pan del día anterior mojado en leche, huevos y canela.