Beneficios de comer pan integral

Cuando vamos a la panadería, entre la amplia cantidad de tipologías de pan que encontramos en la actualidad (como ya contamos en un post anterior encontramos siempre un clásico: el pan integral, siempre asociado a personas que quieren cuidarse. Aunque no es el favorito de los consumidores, son muchos los beneficios que puede aportar a nuestra salud. ¡Vamos a conocerlos!

El pan integral, al elaborarse a partir de harinas sin refinar, conserva más nutrientes siendo más rico en fibra, vitaminas del grupo B y sales minerales. Ese alto contenido en fibra contribuye a la regulación de las funciones intestinales combatiendo así el extreñimiento. Además, la fibra insoluble ayuda a prevenir otras dolencias como el cáncer de colon.

integral-pan-post

Su consumo también está asociado a una menor prevalencia de enfermedades como la diabetes de tipo 2 (porque posee efectos directos sobre la resistencia a la insulina) o la hipercolesterolemia y las patologías cardiovasculares (puesto que reduce los niveles de colesterol en sangre). También disminuye el riesgo de obesidad ya que la fibra merma la ingesta de energía produciendo un efecto de saciedad y previene la ganancia de peso. Otros de sus beneficios son su alto contenido en fitoquímicos con capacidad antioxidante así como en magnesio.

En definitiva, aumentar la ingesta diaria de pan integral y, por ende, la de cereales integrales, aporta numerosos beneficios. De hecho, la Organización Mundial de la Salud recomienda un consumo de entre 25 y 30 gramos diarios de fibra como aspecto clave para llevar a cabo una dieta saludable.

Ahora que ya conoce todas sus bondades, sepa que en Horno La Parra contamos con una amplia variedad de panes integrales, es decir, una versión por cada tipología de pan, ya sean mini baguetinas , pepitos, catalán, gourmet, andaluza, mollete, barrita de leña, artesano o serrano.

Por | 21 de septiembre de 2016|Panes, Sin categoría|

Tipos de panes para distintos bocadillos

Un buen plan para los que vivimos a un hora de la playa es ir a pasar allí el día. Sin embargo, siempre nos surge la disyuntiva de cuál es la mejor opción para comer allí. Sabemos que la idea del chiringuito es una de las preferencias pero, ¿y si queremos aprovechar el máximo posible sin movernos de la arena?

Los bocadillos son una alternativa sencilla y saludable, al mismo tiempo que versátil y original debido a las múltiples combinaciones de ingredientes. Sin embargo, encontrar esa combinación perfecta un tipo de pan (qué cada vez hay de más tipos, como ya os contamos en un post anterior) e ingredientes puede convertirse en una tarea engorrosa.

bocadillos

Conocer cuál es el pan más adecuado para cada ingrediente nos puede ayudar a conseguir la combinación perfecta. Les sugerimos algunas ideas:

  • Chapata con ibéricos: ya sea jamón serrano, lomo o chorizo, necesitamos un pan con corteza crujiente y una miga esponjosa, para evitar esa sensación de morder el bocadillo y llevarnos una loncha entera del embutido de relleno.
  • Pan de centeno y salmón: este tipo de pan se caracteriza por tener un sabor más fuerte y amargo, por ello combina muy bien con ingredientes suaves como el salmón (podemos añadirle un poco de lechuga).
  • Multicereales y vegetales: debido a las semillas, se trata de un pan muy sabroso por lo que lo podemos rellenar de los ingredientes clásicos de la versión ‘vegetal’ (lechuga, tomate, huevo duro, etc.).
  • Y un típico andaluz con pan de mollete: no podía faltar una versión andaluza para estas sugerencias de bocadillos. Lomo de cerdo (o pechuga de pollo), jamón serrano y un pimiento verde (asado o frito) dentro de un pan de mollete nos aporta un sabor de la Andalucía más pura.

¿Cuál es la que más le ha gustado? Descubra nuestro amplio catálogo de panes en Horno La Parra para elegir el más adecuado para sus bocadillos.

Por | 21 de agosto de 2016|Panes, Sin categoría|

Oda al pan (rallado)

Como el poeta chileno Pablo Neruda ya compuso una poesía alabando las cualidades del pan (Oda al pan, como símbolo de la entidad que nos une a todos), hoy vamos a dedicarle en este post una oda a una de sus variantes de la que todos disponemos y tan necesaria para cocinar: el pan rallado o molido.

El pan rallado se suele utilizar en la cocina para dar una capa crujiente a los alimentos. Se pueden realizar dos técnicas culinarias: la fritura y el gratinado.

PAN-RALLADO

Cuando se echa pan rallado sobre un alimento que posteriormente se va a freír se denomina a esa técnica “empanado”, es decir, se da una capa de harina, otra de huevo batido y posteriormente la de pan rallado. Esta técnica se utiliza con piezas de carne como pechugas de pollo, bistecs de ternera y chuletas o lomo de cerdo, incluso con determinadas piezas de pescado (camuflándolo para aquellos que no les gusta tanto). También se emplea para dar la última capa a fritos como croquetas, albóndigas o San Jacobos.

Por otro lado, el pan rallado se utiliza también para gratinar elaboraciones en las que, una vez terminado el asado o gratinado del plato, se quiere dar una superficie crujiente, como la lubina o la dorada al horno o la pasta con bechamel y queso.

Finalmente, recordar que también puede servir para la elaboración de postres si algún día no tenemos harina. Por ejemplo, para preparar un budin y mezclando pan rallado, huevos, azúcar, leche, esencia de vainilla y ralladura de limón obtendremos un postre exquisito y rápido de hacer.

Como sabemos que rallar pan duro de días anteriores es una tarea ardua y tediosa, en Horno La Parra no queremos que pierda el tiempo y por eso le ofrecemos bolsas de pan molido de 250 gramos.

Por | 12 de agosto de 2016|Alimentación, Panes, Sin categoría|